Muere el expresidente peruano Alan García tras pegarse un tiro cuando iba a ser detenido

El expresidente de Perú Alan García ha fallecido este miércoles, horas después de ser ingresado en un hospital en «estado crítico» tras pegarse un tiro en la cabeza cuando iba a ser detenido por la policía en el marco de las investigaciones por la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, según han informado varios dirigentes de su partido y confirmado posteriormente el presidente de la República, Martín Vizcarra. «Consternado por el fallecimiento del expresidente Alan García. Envío mis condolencias a su familia y seres queridos», señaló Vizcarra en su cuenta de Twitter a las 10.30 (hora local,17.30 en la España peninsular).
Horas antes, los agentes habían trasladado a García al hospital Casimiro Ulloa, a solo 600 metros del domicilio del expresidente. El exmandatario, de 69 años, estuvo al frente del Ejecutivo peruano en dos mandatos: de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011. El gigante brasileño de la construcción ha protagonizado, en los últimos años, el mayor escándalo de corrupción de la historia de América Latina, con ramificaciones en varios países, entre ellos Perú. La trama ha salpicado a cuatro expresidentes peruanos —Pedro Pablo Kuczynski, Ollanta Humala, Alejandro Toledo y el propio Alan García—. Los dos primeros ya han pisado la cárcel por este caso.
Miembros de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad acudieron a primera hora de la mañana (hora local) de este miércoles a la vivienda del expresidente en el acomodado barrio limeño de Miraflores para cumplir la orden de arresto que pesaba sobre él. Según un comunicado del Gobierno, el político ingresó en urgencias a las 6.45 con diagnóstico de impacto de bala de entrada y salida en la cabeza.

El ministro del Interior peruano, Carlos Morán, ha aclarado que «previa identificación», los agentes y el fiscal Henry Amenábar accedieron al inmueble y comunicaron al expresidente —que se encontraba en la escalera del segundo piso— «la ejecución de esta medida judicial». En ese momento, el político dijo que iba a hacer una llamada telefónica a su abogado, fue a su habitación y cerró la puerta. «A los pocos minutos se escuchó un disparo. La policía forzó la puerta, encontró al señor García con una herida en la cabeza y le trasladó al hospital», ha agregado Morán. «La intervención de la policía se ha apegado a protocolos establecidos y apoyado en una diligencia judicial dictada por un juez en un caso emblemático como Lava Jato».

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *